help@kennedy-education.com

5 Cedar St, #847, Hopkinton MA 01748

Síguenos como @kennedylearn

 USA

+1 678 561 6115  

México

+52 55 8421 3686 

Colombia

+57 305 231 1365    

©2019 Kennedy International Education

Buscar
  • Yofren Guerrero

¿GRUPOS O EQUIPOS? LA GRAN PARADOJA DE LAS ORGANIZACIONES EN LA ACTUALIDAD

Está más que certificado que la planeación estratégica requiere de un alto índice de proactividad y sinergia dentro del conjunto de personas que forman parte de una organización para que dichos planes se ejecuten y cristalicen en tiempo y forma, de allí que se entiende que debe existir acuerdo entre los individuos para perseguir juntos un mismo propósito, sin embargo, muchas son las controversias y desaciertos que se presentan al tratar de conjugar todas las ideas y concepciones que cada uno asume acerca de tales metas y objetivos, a pesar de existir dicho acuerdo. La realidad de las situaciones radica en que las personas pueden generar acuerdos y perseguir metas que les producen afinidad, pero una serie de aspectos de tipo personal se enfrentan internamente aun habiendo aceptado formar parte de una serie de metas en común, las cuales resultan difícilmente dejar de lado, internamente esto puede representar el ego, ambiciones, envidias y situaciones por el estilo.


Para enfocar un poco más este tema tomaremos las definiciones básicas de “Equipo” y “Grupo” como principio de la gran disyuntiva que se genera en los lideres al hacer mención acerca del conjunto de personas que dirigen al llamarlas grupo o equipo, lo cual pareciera no tener importancia, sin embargo, y en un tanto más serio en cuanto a gerencia se trata, es necesario saber que definir las estrategias para gerenciarlos en sus capacidades profesionales, interpersonales e intrapersonales dependen de la forma en que esté constituido el conjunto de personas, es decir, de la cultura de trabajo que entre ellos existe, esto ayudará a identificar a plenitud si en definitiva se tiene un equipo o grupo de trabajo y más allá, ser conscientes que la condición propia puede generar alguna de estas dos posturas en los demás, esto para el alcance y cumplimiento de las metas.


Entonces, la definición base de “Grupo” se refiere al conjunto de personas o cosas que tienen características o rasgos en común, en donde cada miembro tiene objetivos particulares y no precisa de apoyo para lograrlos y tales logros no contribuyen de manera intensional a favorecer a otras personas; en tanto que Equipo se define como el conjunto de personas que se organizan para actuar en conjunto y sobre la base de objetivos comunes, en donde el aporte de cada individuo favorece de manera intencional a otras personas para el alcance de las metas en una organización, estas pues son las definiciones que básicamente se pueden conseguir acerca de ambos términos.


En este sentido, tal vez sea obvia la respuesta, pero es necesario hacerse las siguientes interrogantes sobre la base de las definiciones anteriores ¿La situación de grupo en un conjunto de personas condicionan negativamente las relaciones laborales y por ende el alcance de las metas en una organización o empresa? y ¿La situación de equipo en un conjunto de personas condicionan positivamente las relaciones laborales y por ende el alcance de las metas en una organización o empresa? la respuesta para ambas interrogantes; según las definiciones; sería un rotundo SI. Sin embargo, algunas personas dirían que esto dependería del rubro en el que se esté manejando, solo por la disyuntiva que generan los términos mal empleados, pero la realidad es que si, los grupos representan formas de trabajo aisladas e individualistas y los equipos representan a las relaciones interpersonales para el trabajo mancomunado, hasta la fecha no existe registro en donde una organización halla crecido y permanecido por décadas promoviendo formas de trabajo en donde cada persona actúa bajo su propio criterio y permaneciendo ajena a los objetivos de la misma.


En el mismo orden de ideas, llevando esta situación de grupos y equipos al plano del desarrollo organizacional, como es conocido, cada cargo tiene una descripción y unas funciones que cada persona debe desarrollar y que esto representa la carga laboral individual, así mismo, las organizaciones; y las personas que las dirigen en sus diferentes niveles; a pesar de contar con diferentes áreas y personal llevando a cabo tareas en cada una de ellas y desarrollando funciones específicas, encuentran esta gran disyuntiva que les complica la producción fundada en la productividad que puedan alcanzar los individuos para lograr las metas y objetivos que se han trazado.


Bajo el perfil descrito anteriormente, se encuentran aquellas organizaciones basadas en lo que se conoce como “Grupos Secundarios”, en donde comparten reglamentos y estatutos que generan condicionantes por el cumplimiento o incumplimiento de funciones que priven o apoyen a la organización a cumplir sus objetivos, los estilos de dirección en los grupos secundarios pueden fácilmente estar basados en autoritarismo, autocracia o cualquier variante de ellos y su estructura es por naturaleza vertical, ante esto, es importante aclarar que para todo desarrollo organizacional es necesario generar tales estructuras, las cuales de forma básica rigen a las organizaciones y que sin estas no se tendrían delimitados los espacios de trabajo en funciones y no existirían normas u organigramas o formas de organizar las áreas, aún así, muchas situaciones no logran engranarse para llevar a la organización al siguiente nivel.


Así que, ¿Qué hace falta en las organizaciones para que puedan elevar la productividad en las personas y así llegar al siguiente nivel? La respuesta es “Trabajo en Equipo”. Lo cual significa cohesión entre las partes, trabajos basados en acciones mancomunadas y apoyo mutuo, enfocado en la planeación estratégica y toma de decisiones, bien sea de forma permanente o temporal. Ahora bien, ¿Qué se necesita para que haya trabajo en equipo? Muchas cosas pueden decirse al respecto, sin embargo, aquí se menciona un par que son esenciales.


En primer lugar, para que exista trabajo en equipo debe haber; por parte de quien dirige; un Liderazgo genuino y verdadero que busque impactar la vida laboral (y por ende la personal) de cada miembro del equipo de forma positiva, recordemos que el estilo o forma que una persona adopta para dirigir condiciona completamente la postura que asume el resto de las personas, aquí el factor motivacional por parte de quien dirige marca completamente la diferencia, pues siempre busca cohesionar a las personas a través de una comunicación asertiva, abierta y flexible que hace a los demás sentirse y ser parte de la organización al funcionar como sujetos y no como objetos de la operación.


En segundo lugar y no menos importante, tanto las personas como las organizaciones que promueven el trabajo en equipo buscan Capacitar ampliamente a sus colaboradores tanto a nivel técnico, operativo, administrativo y humano, es decir que cada persona pueda desarrollar su potencial laboral específico del rubro acompañado de una amplia gama de Habilidades Blandas, basadas en inteligencia emocional, trabajo en equipo, gestión del tiempo, gestión de conflictos, gestión del cambio, liderazgo, toma de decisiones, empoderamiento, entre otras, que permitan homogenizar el concepto de equipo y ayude a eliminar las asimetrías que puedan existir en el equipo por parte de algunas personas que aún conservan posturas aisladas o individualistas.


En definitiva, son evidentes las diferencias que existen entre un grupo de trabajo y un equipo de trabajo, pudiendo identificar las condiciones que rodean a cada situación, es mucho mas sencillo reconocer la situación personal y de las personas que se tienen alrededor y asumir ahora una postura que permita emprender una ruta que aproxime las acciones laborales a desarrollar equipos de trabajo altamente efectivos.

1 vista
  • White Facebook Icon
  • Twitter Icono blanco
  • White Instagram Icon
  • Blanco Icono LinkedIn
  • Blanco Icono de YouTube
  • Blanco Icono de Spotify
  • Blanco Icono de iTunes